Historia del feminismo

Comienzos del feminismo

Como sabes, la historia ha sido construida considerando al hombre el sexo fuerte y en la mujer el sexo débil: más frágil, menos capaz, incluso menos inteligente. Y además esta diferencia ha hecho pasar como natural, lo que se da por naturaleza. Pues bien, el hombre basándose en esta superioridad natural, ha sido el protagonista de decisiones políticas, sociales y culturales, y ha dejado a la mujer el papel de crianza de hijos y cuidado de la casa. Bueno, y de su satisfacción sexual. Y esto durante siglos y siglos y siglos.

A lo largo de la historia muchas mujeres se han sentido molestas con esta desigualdad, llevando a cabo quejas y protestas. Pero no es hasta el siglo XVIII, cuando hay una toma de conciencia colelectiva de esta situación y se desarrolla un movimiento ideológico y social que luchará para romperla: el movimiento feminista. Empezamos. Estamos en el siglo XVIII: en el Renacimiento. Te sitúo. Si eres mujer tu tarea natural es cuidar de la casa, criar a los hijos, y practicar sexo con tu marido. Eso sí, no puedes estudiar, votar ni tomar decisiones familiares. Ni siquiera con quien te casas. Si trabajas, el dinero es para tu marido. Flipando, no?.

Bueno, entonces surge la Ilustración, principalmente en Francia: un movimiento inteligente intelectual, que defiende la igualdad social de las personas. Todos somos iguales independientemente de la clase social. Como recordarás, esto lleva a la Revolución francesa, que lleva consigo “La Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano”. Pero, atención, porque en esta declaración hablan exclusivamente de los derechos del hombre sin incluir a la mujer. Las mujeres, no entienden cómo habiendo un cambio político hacia la igualdad universal, ellas, la mitad de la población, son excluidas.

La Primera Ola del Feminismo

Y entonces aparecen dos mujeres fundamentales dando lugar a la llamada Primera Ola del Feminismo. Ya verás: Por un lado: Olympe de Gouges. Ella coge el texto y el replica Escribe la “Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana” y reivindica todos los derechos civiles para la mujer. Es uno de los primeros documentos que propugna la igualdad jurídica y legal de las mujeres. Por otra parte Mary Wollstonecraf y su “Vindicación de los derechos de la mujer“, considerado el texto que funda el feminismo.

Fíjate lo que dice: la diferencia entre los géneros (hombre y mujer) no es algo “natural” como se venía pensando, sino algo cultural, lo que se produce a través de … la educación. Por lo tanto, aboga por una educación igualitaria. Muchas mujeres comienzan a cuestionar la necesidad de quedarse en casa por obligación. Por cierto, la hija de Wollstonecraf fue Mary Shelley autora de Frankenstein. Curioso, eh?

Ante estas primeras reivindicaciones feministas que suponen todo un avance, se responde con una dura represión: Olympe de Gouges, por ejemplo, es guillotinada, muchas mujeres encarceladas, no se permite que se reúnan más de cinco mujeres en la calle … Y espera que esto sigue: a principios de 1800 el Código Civil francés (o Código Napoleón) que se extiende por toda Europa, exige a las mujeres actuar con obediencia a sus maridos ,, y los deja sin derechos civiles ni políticos. Increíble eh? Ya ves las cosas, en lugar de mejorar, se ponen peor para la mujer. Eso sí, a pesar de esta derrota, las cosas nunca volverán a ser lo mismo.

Segunda ola del feminismo: El Sufragismo

Espera que te sigo contando porque llega la Segunda Ola del Feminismo: el sufragismo. Y esta ola no es sólo un movimiento solo intelectual. Pasa a ser un movimientode acción social. Ya verás.

El movimiento sufragista surge en los dos países anglosajones, y luego estos influyendo en el resto de países. Vamos por partes.

En los EE.UU., las mujeres han luchado por la independencia de su país. Ahora se agrupan por la defensa de los derechos de los esclavos. Bueno, pues 4 mujeres viajan a Londres, en el congreso antiesclavista. Pero … no te lo pierdas! No les dejan participar por el hecho de ser mujeres. Al final los dejan hacerlo tras una cortina. indignadas, toman conciencia de su desigualdad como mujeres y de vuelta en el país, dos de ellas, Lucretia Mott y Elizabeth Cady Stanton, comienzan su lucha, ahora ya, a favor de los derechos de las mujeres.

En el año 1848 en Séneca Falls, ante unas 300 personas exponen “La Declaración de Sentimientos“. Reivindican recuperar todos los derechos civiles, como la igualdad de educación, y cómo sabes: el voto. Hacen especial hincapié en esto último porque piensan que, una vez pudiendo votar, los demás derechos vendrán solos. Es el inicio del sufragismo norteamericano. Las mujeres comienzan a defender sus derechos en masa con manifestaciones, panfletos …

Pero no creas que fue algo sencillo, porque durante años y años son humilladas y pisadas. En Inglaterra el mismo. Pero aquí se cansan antes. Y después de casi medio siglo de lucha “moderada” pasan a la acción, y encima lo hacen, fuertemente a través de huelgas de hambre, encadenamientos sabotajes a líderes políticos, incluso bombas e incendios. Sabías que se les debe a ellas la invención de estos métodos de lucha? Vaya!

Y … primera victoria! poco a poco, a partir del fin de la primera guerra mundial, las mujeres empiezan a obtener el voto por diferentes países del mundo. En Inglaterra lo consiguen en 1918, eso sí, sólo para mayores de 30. En los EE.UU. en 1920 aunque sólo para las mujeres blancas y 80 años después de Seneca Falls. Y así le seguirán otros países. Pero espera un momento. El movimiento sufragista es principalmente un movimiento de burguesas blancas Y el resto de mujeres? Bien pues, empiezan a aparecer mujeres feministas con otras realidades, como Sojourner Truth, una esclava negra que habla por primera vez de la doble exclusión, por negra y por mujer. O Flora Tristan, mujer socialista, que habla de las mujeres obreras y explica también la doble represión que sufren, de clase y de género. Explica que la mujer es “la proletaria del proletariado“.

Y es que precisamente ella puede considerar la precursora del llamado Feminismo Socialista. Te cuento: el feminismo socialista cree que para que la mujer se libere debe cambiar el sistema capitalista establecido. Esto es complejo pero me interesa que sepas que se empiezan a distinguir dos ramas dentro del feminismo: una que busca la igualdad de derechos y otra que pretende cambiar todo el sistema establecido. Después lo verás más claro. Bueno, pues ahora llega un periodo donde el movimiento feminista se paraliza. Estamos en el periodo entre las dos guerras mundiales. Las mujeres han conseguido el voto en varios países, han empezado a entrar en la universidad … Y muchas mujeres se desmovilizan.

Justo entonces aparece alguien clave en el feminismo: Simone de Beauvoir, en Francia. En 1949 escribe “El segundo sexo” y vuelve a remover conciencias. Este es un pase de libro ya que es el estudio más completo sobre la condición de la mujer. Con su famosa frase “No se nace mujer, se llega a serlo” nos dice que no es cierto que a las mujeres se las defina por su sexo biológico, sino por una serie de roles asociados al mismo que deberán cumplir las para ser consideradas, precisamente, mujeres. Y más cosas. Habla del androcentrismo, y explica que el hombre es la norma, la medida de todas las cosas, y la mujer siempre es “otro”. De esta manera se impide que la mujer asuma a sí misma como sujeto y hace que se identifique con lo que el hombre espera. Piénsalo un momento, ¿a qué lo ves claro?.

Tercera Ola del Feminismo

Ha comenzado la tercera ola del feminismo. Volvemos aquí. Los hombres han vuelto de la segunda guerra mundial y la mujer está nuevamente en el hogar. Ahora tienen todas las comodidades para ser amas de casa felices. La publicidad lo deja claro. pero empieza a pasar algo. Miles de ellas enferman: se deprimen, caen en el alcohol, viven ansiosas. ¿Que está pasando? Pues lo sabemos gracias a Betty Friedan, 1 socióloga que escribe “Mística de la feminidad” donde pone nombre al “problema que no tiene nombre”. Explica que estas mujeres viven insatisfechas en este estilo de vida aparentemente maravilloso, ya que sienten que están priorizando el cuidado de otros a sus propios deseos. El libro es un bestseller. Muchas mujeres entienden lo que les pasa y comienzan a construir un estilo de vida nuevo. Buena, Betty. Pero ella no se queda ahí. También pasa a la acción y organiza junto con otras mujeres: “NOW” el mayor movimiento de la mujer hasta entonces y que ha ido creciendo hasta la actualidad. ¿Qué buscan? Quieren mejorar el estilo de vida de las mujeres centrándose en temas del ámbito personal. Comienza Feminismo Liberal. El feminismo liberal describe la situación de la mujer como una “desigualdad” no como una explotación u opresión, así que que hay que hacer? Pues luchar por cambios hasta conseguir la igualdad entre los sexos. La mujer no tiene espacio en la vida pública? pues ¡hacemos lo posible para incluirla en el mercado laboral y en los puestos de poder!

Son los años 60, Seguimos. Se han conseguido los derechos fundamentales y las mujeres comienzan a ocupar puestos de poder. Pero ya está? No. Porque … ¿qué ocurre en el ámbito privado, dentro de los hogares? Pues hay malos tratos, desigualdad de reparto de tareas, explotación económica. Es como si se reprodujera dentro de las casas la misma relación de poder del hombre hacia las mujeres que fuera de ella.

Cada vez hay más conciencia de ello y surge una nueva corriente feminista que quiere cambiar esta situación: el Feminismo Radical. pero no te confundas. Radical: de raíz,. Porque el problema hay que resolverlo desde aquí. ¿Y cuál es la raíz del problema? El patriarcado. El sistema de dominación del hombre sobre la mujer, que se produce en todos los ámbitos: familiar, política, económica, social, científica … Te suena el movimiento de liberación de la mujer? Pues pertenece a esta corriente.

Varias mujeres se organizan y llevan a cabo grandes protestas públicas como las que hacen los certámenes de belleza que lo consideran una cosificación de la mujer. Pero van más allá y este movimiento también crea espacios propios como centros de mujeres maltratadas, centros de defensa personal, centros ginecológicos, guarderías … El feminismo radical consigue que las mujeres del siglo XX vayan cambiando el día a día de sus vidas , hacia la liberación. Y como te he dicho ya tenemos las dos grandes posturas feministas de las que te he hablado antes: Recapitulemos: las feministas liberales buscan la igualdad de derechos de la mujer frente al hombre.

Las feministas radicales, van más allá y quieren romper el sistema patriarcal en que vivimos. Empiezan entre las dos posturas ciertas diferencias. Te pongo un ejemplo. ¿Qué pasa si tú, mujer, subes un selfie a redes sociales en una postura sensual? Pues para el feminismo liberal, genial, Estás desafiando al sistema, que espera que te comportes de manera recatada. Estás empoderándote. El feminismo radical piensa otra cosa. Respeta tu foto, eres libre de hacer lo que quieras, pero no cree que estés desafiante nada, porque te mueves dentro de los esquemas patriarcales impuestos del sentido de belleza de la mujer y feminidad. Vamos que el sistema de poder se sigue manteniendo.

Feminismo de cuarta ola

Llegan los años 90. De acuerdo, siguen los avances. Pero veamos: hasta ahora es como si el feminismo hablara siempre de un prototipo de mujer. Pero una cosa, ¿Qué pasa, por ejemplo, con las mujeres transexuales? ¿Y las musulmanas, africanas o asiáticas? Pues bien, a partir de ahora, se toma conciencia de que no existe un solo modelo de mujer, sino múltiples, dependiendo de cuestiones sociales, étnicas, nacionales o religiosas. Y surgen nuevos y múltiples feminismos teniendo en cuenta las necesidades de cada una de ellas: feminismo negro, feminismo postcolonial, transfeminismo radical, ecofeminismo, teoría Queer …

Ya no hay un feminismo único. A lo largo del siglo XXI se va adquiriendo una mayor conciencia en la sociedad general de la desigualdad de la mujer y surgen movimientos sociales como el movimiento “#meto” donde millones de mujeres denuncian públicamente su experiencia de abuso por hombres, o las manifestaciones y huelgas multitudinarias del 8 de marzo de 2018. En el día mundial de la mujer. Se ha logrado mucho. Pero a día de hoy no se ha consolidado la igualdad entre mujeres y hombres.

Sigue habiendo violencia de género, las mujeres siguen cobrando menos por el mismo cargo laboral, y los sitios relevantes en el mundo de la política, militar y económica siguen siendo mayoritariamente de hombres. Finalmente, hemos llegado a la actualidad.

¿Qué te ha parecido el artículo?